Jara, el 1r bolso orgánico certificado de Skunkfunk, ¡mucho más que un bolso!

Skunkfunk es una marca de moda sostenible vasca que empezó su andadura en 1997 y se ha convertido en una de las marcas de moda de nuestro país que apuesta más por la sostenibilidad. Sus prendas están producidas mayormente a base de poliéster y cuero reciclado, y algodón orgánico certificado.

Ahora como novedad, Skunfunk lanza al mercado su primer bolso de algodón orgánico certificado por el sello GOTS producido en la India por Anjali y la cooperativa Chetna Organic Project.


Para crear este bolso su equipo de diseño se ha inspirado en el mar Cantábrico, evocando el color azúl y la fuerza del mar del norte. El tejido es uns reinterpretación del chambray clásico a rayas, tejido con hilo de color en la urdimbre e hilo blanco en la trama. Es una tela que aporta suavidad y siguiendo la línea del Slow Fashion, es totalmente atemporal.


Proyecto Chetna

Skunkfunk se asoció al proyecto CHETNA  en el 2015 con el objetivo de ayudar en la protección de la biodiversidad y de la mejora de las condiciones de vida de muchos pequeños agricultores en la India.

“En Skunkfunk estamos muy orgullosos de ser parte de este proyecto, así como para tener una trasparencia total en nuestra cadena de suministro y un impacto positivo visible y concreto en una comunidad.”


La cooperativa CHETNA que se encuentra repartida en las regiones de agricultura pluvial del centro del subcontinente asiático, trabaja para dar formación a estos agricultores en la mejora de la productividad dentro de la agricultura orgánica, ayudando a la obtención de pesticidas naturales, rotación de cultivos, semillas no MG o compostaje etc…

A día de hoy, CHETNA ha formado a 35.852 agricultores en prácticas orgánicas abriéndoles además, el mercado mundial del algodón orgánico. Con todo esto CHETNA hace que la agricultura sea un medio de vida sostenible y que genera beneficios para estos agricultores.


Skunkfunk se sumó con otras marcas a comprar el algodón producido por la cooperativa, asegurándose así la obtención de material prima de calidad y trazable, a la vez que ayuda a las comunidades locales a mejorar los impactos medioambientales y sociales de la industria textil. Para ellos es un orgullo poder incluir este algodón en sus colecciones.

Anjali, la pieza clave del proyecto.

Anjali es la fundadora y CEO de un proyecto de emprendimiento social fundado en 2002 en la India. Producen ropa y accesorios empleando algodón orgánico certificado, de manera sostenible en Pondicherry, en el sur de la India. 


“Hoy en día, trabajo con el objetivo de transformar Pondicherry y Auroville en las primeras localidades Fair Trade del país. Lucho por implementar el comercio justo, por empoderar a las mujeres, por garantizar su alimentación, por generar competencias y habilidades, por asegurar que la agricultura sea orgánica y sostenible y por el bienestar de todos los involucrados en la cadena de valor.” asegura Anjali.

¿Por qué Anjali decidió apostar por una agricultura sostenible?

Anjali nació en Calcuta. Cuando terminó sus estudios secundarios se mudó a Italia donde vivió 10 años. Volvió a la India en 1999 y en el 2002 decidió aventurarse en su propia empresa y es cuando se dio cuenta de la realidad que afectaba a los agricultores locales.

Anjali

“Cuando regresé de Italia, estaba muy motivada para trabajar en el sector social (…) En 2004 fui consciente de que los agricultores se estaban suicidando. Cuando visité las plantaciones descubrí la triste realidad, el uso de pesticidas, semillas modificadas genéticamente y, más aún, la trampa financiera a la que las corporaciones someten a quienes cultivan la tierra. Fue en ese momento en el que decidí concentrar mis esfuerzos en la creación de una empresa con miras a la agricultura y manufactura orgánica y al empoderamiento de quienes trabajan el campo.”

Comercio Justo. La esperanza de Anjali.

“Si miramos de cerca a la industria de la moda encontraremos casos de mujeres y niños siendo explotados en las fábricas. Esto es algo que siempre me ha afectado, sin embargo, cuando aprendí sobre el modelo de comercio justo sentí esperanza. Basados en este modelo, implementamos 10 acciones puntuales que buscan proteger al trabajador. Centramos nuestros esfuerzos en la igualdad de género, los salarios justos, la erradicación de la pobreza a través del desarrollo de aptitudes, la creación de empleo y de un ambiente laboral saludable para las trabajadoras.”



Fuente
: Cristina, Prensa Skunkfunk.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: