Oporajeo, la esperanza después del desastre del Rana Plaza en Bangladesh

La ética en cuestión de derechos humanos en la industria textil ha estado cuestionada en los últimos años.Para que occidente consuma grandes cantidades de ropa barata o no tan barata, de dudosa calidad, a un precio irrisorio, miles de personas, la mayoría mujeres de países subdesarrollados, como Bangladesh, han trabajado de lunes a domingo con horarios de hasta 15 y 20 horas diarias, sin descanso, sin luz, sin espacio, sin controles de seguridad y en la mayoría de los casos en condiciones de esclavitud para ganarse un sueldo mensual que no llega a los 30 €.

La moralidad y la ética internacional por estas actividades se pusieron de manifiesto con fuerza en todo el globo terráqueo a raíz del trágico acontecimiento que sucedió el año pasado, concretamente el 24 de abril del 2013 en la plaza RANA PLAZA de Dacca, Bangladesh,cuando uno de los edificios que albergaba diferentes fabricas que producían prendas para marcas textiles reconocidas internacionalmente,se derrumbara, dejando sin vida a miles de personas y otras centenares heridas, incapacitadas y sin posibilidad de que volvieran al trabajo,dejando a familias enteras en la miseria y en la desesperanza.
“No se tomaron las medidas necesarias.” Un día antes de la tragedia ya se avistaron grietas pero se hizo caso omiso. Muchas de las fábricas están hechas de mala calidad y no cumplen con los códigos de seguridad. ¿La responsabilidad? Al final como todo en la vida, está repartido entre unos cuántos: gobiernos, responsables de fábrica, compradores internacionales, consumidores,mafias….
De momento, las víctimas del trágico suceso, pobres y desamparados,no han recibido la ayuda o indemnizaciones correspondientes por parte de las marcas implicadas y gobierno del país. Gracias al apoyo de muchas organizaciones en derechos humanos,Ongs y activistas parece que se empieza a ver un poco de luz al final del túnel, ofreciendo nuevas alternativas para que la situación mejore, aunque las cosas no son tan fáciles.
Algunas medidas que han planteado algunas conciencias del mundo occidental es boicotear las marcas y a los compradores internacionales, dejando de comprar sus productos y forzando así para que dejen el país explotado, pero según las propias víctimas tampoco es la solución, ya que gracias a esta industria el país ha tenido el mayor desarrollo económico de la historia ofreciendo miles de puesto de trabajo de gente que estaba en la más mínima pobreza.
¿Entonces cuál seria la solución? Mejorar las infraestructuras y las condiciones laborales de los trabajadores como ha puesto en práctica Oporajeo, una pequeña fábrica textil en Dhaka, una zona de Bangladesh,que se montó al poco del derrumbe con la colaboración de Ongs locales y que unieron sus fuerzas para dar una esperanza a los supervivientes que se habían quedado sin trabajo y sin futuro. Actualmente unas cien mujeres trabajan en la fábrica, pero no son sólo empleadas sino que también la dirigen y la gestionan.¡Oporojeo es 100% de los empleados! cuenta el impulsor del proyecto en el libro escrito por Jaume Sanllorente en la Costurera de Dacca.

20140429-183427.jpg

El 50% de las ganancias se reparten en partes iguales, el otro 50% se utiliza para apoyar a los hijos de las trabajadoras para su educación y la cantidad restante para futuros préstamos para algunas urgencias domésticas. Oporajeo no sólo proporciona trabajo, sino educación y asistencia sanitaria, con un horario laboral de 7 horas diarias, de lunes a sábado y con posibilidad de descanso y tiempo libre para sus sesiones de fisioterapia, sesiones que necesitan para recuperarse de las secuelas que les dejó el derrumbamiento.
Actualmente la fábrica produce diferentes artículos, hechos básicamente con yute, como por ejemplo bolsas de la compra, botellas de cerveza o vino, carpetas, portafolletos,bolsas de merchandising, fundas para ordenadores…Esta línea de productos incluye bolsas promocionales, confeccionados con algodón que se ofrecen a distintos medios comerciales que demandan bolsas ecológicas para las compras en sus negocios.
La esperanza para este pueblo existe y de momento Oporajeo está siendo la luz a un futuro mejor para estas víctimas de la industria textil.
http://oporajeo.com/
4
3
8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: